Dolircidad

Dolircidad en nuestros abrazos, 

Dolircidad en la distancia 

Dolircidad en el tiempo que fluye 

Salvaje e incontrolable. 
Dolircidad en tu mirada

Dolircidad en tus sonrisas 

Dolircidad en tu piel. 

Dolircidad en lo que hasta ahora era tu calor. 
Dolircidad al respirar, 

Dolircidad al reflexionar

Corazones que se expanden 

Corazones que se contraen. 

El fluir de la vida sigue con cada latido,

Macerando cada vivencia en un afrutado roble. 
Fracciones de segundo congeladas 

En besos sinceros y desinteresados

Alimentar el hambre que a la vez nos devora. 

Encender la mecha aún sabiendo que al final todo explota. 

Dolircidad, Dolircidad sin límites. 

Silencio

Estaciones

brother_sparrow_by_nelleke-d4d7a5i

Entre hojas secas voy caminando,
Con cada crujido voy avanzando.
A mi alrededor tan solo hay niebla,
Y susurros que la sangre hiela.

Por primera vez me siento perdido,
Desorientado y un poco hastiado.
Pero la novedad no la hayo en el desequilibrio,
Sino más bien en sentirme maravillado.

Hay quien dice que sin rumbo fijo no se avanza,
Pero no es ese mi caso. Pues tan solo en la pausa,
Puedo observar sin ser observado,
Y Embriagarme con los detalles,
Que muchos otros pasan de largo.

Tras las hojas secas vendrá la nieve,
Y con su dulce silencio traerá el letargo,
Tiempo para meditar en soledad,
Y oscuridad para centrar nuestros pasos.

Sin rumbo fijo pero con una sonrisa,
En el crujir de la nieve sigo avanzando.
Quizás en circulos, quizás sin pasos,
Pero sé, que estoy viajando.

Tras la nieve vendrán las flores,
A extasiarme con sus fragancias.
Y a embelesarme con sus colores.
Una lluvia torrencial de estímulos,
Que espero mi cerebro y  mi corazón controlen.

Y tras las flores y el ruido, volverá la calidez,
Con ardientes caricias entre matorrales,
Desnudos sudaremos nuestros anclajes,
Fundiéndonos hasta olvidar nuestros equipajes.

Entre hojas secas voy caminando,
Perdido y maravillado entre la niebla,
Aprendiendo de la naturaleza y sus estaciones,
Que todo tiene un proceso,
Y que solo cuando somos conscientes,
El tiempo todo lo acaba arreglando.

 

 

“Yo quería ser salvaje en mi bosque,
y no llevar nunca zapatos,
Tocar el tambor por las noches, sin respetar los horarios.
Y quería ser salvaje, me conformaría con un taparrabos”

Taller Escritura Creativa 04/09/2016

Binomios fantásticos:
Tiempo: 5 minutos.

Cafetera-Rito (Instrucciones adicionales, incluir “el rito satánico de la cafetera“)

En un chispazo todo prendió,
El fuego de la nada brotó
Y sin más, todo el aire consumió.
Cinco minutos de intensa pelea,
Frío acero contra incontrolable llama.
Silencioso enfrentamiento con desgarradoras consecuencias.
De pronto surgieron los gritos,
Y el vapor en sonoros llantos trataba de escapar,
Pero ya nadie podía huir,
Nadie podía detenerlo
Pues ya había empezado,
El rito satánico de la cafetera.

Mesa – Colador  (Instrucciones adicionales, incluir” El colador se enamoró de la mesa”)

Y allí estaba ella. Tan dura, tan prieta, tan desafiantemente recta. Todo líneas de noble roble provocante. Cada poro de su perfecto cuerpo rezumaba elegancia, sensualidad y en cierto modo hasta peligro.
Siempre le rondaban los mismos sujetos, los despreciables gemelos candelabro y el opulento y arrogante cesto de fruta. Siempre intentando rebajarla, denigrarla, restarle importancia…Pero nadie podía con ella.
Desde la pared, en silencio y casi entre las sombras, siempre la observaba incansable un tímido y brillante caballero.Todos  en aquella pequeña cocina lo sabían, bueno todos menos ella. Desde que entró por aquella puerta esa fría tarde de otoño, el colador se enamoró de la mesa.

Proctólogo – Caries

Llevaba toda la semana mentalizándome para ello pero aún así me temblaban las piernas. Piernas, que tenía ahora vilmente desnudas. El repentino ruido del látex a mi espalda me sacó de mis cavilaciones.

-Levante el culo un poco más y relájese.Ya verá como no le va a pasar nada- Me dijo el doctor seguramente disfrutando del momento.
Y casi conforme acabó la frase, noté como algo se adentró apresuradamente y urgó en mis adentros. No hubo dulzura ni delicadeza alguna. Pero a decir verdad no sentí dolor ni incomodidad. En cambio, todo se difuminó de golpe y me vino a la mente la imagen nítida de mi oronda suegra riendo vulgarmente en sonora carcajada, mostrando todas sus caries, divertida ante semejante espectáculo.

bisturí – Oreja – Ponzoña – Aceituna (10 Minutos Orientación: Relato terror)

Era una oscura y fría noche en aquél pueblo de Luisiana. La humedad del ambiente era algo insoportable. Era casi como si alguien intentara arrastrarte hasta el suelo y todos los líquidos de tu cuerpo intentaran huir despavoridos de aquel misterioso agresor dejando tras de si ardientes regueros de sudor. Los faroles de aceite de las calles también parecían agotados, y apenas podían iluminar aquellas anchas y lúgubres calles.
Aquella noche, la doctora de aquél pueblo, la Mademoiselle Marie, tuvo que practicar una larga y peligrosa operación. Tras lograr salvar la vida de su paciente, limpió meticulosamente todos sus instrumentos, dedicándole al menos diez minutos a cada uno. A todos menos a su favorito, el bisturí herencia de su ya difunto padre, al que le dedicó por lo menos cuarenta para cerciorarse que lo guardaba en perfecto estado.
Tanto fue el esmero que al final se le hizo tarde y no quedaba nadie ya que pudiera acompañarla en su larga vuelta a casa. Una vez en la calle, el tintineo de las llamas dibujaban sombras a su alrededor, y el eco de sus pasos contra las húmedas baldosas le hacía pensar que alguien la perseguía. Pero cuando se volteaba no había nadie. Tenía el corazón desbocado y su mente le hacía ver extrañas criaturas acechándola. A pesar de ser una orgullosa portavoz de la ciencia, sentía un gran respeto por todo lo sobrenatural. Le aterraba la idea ser perseguida y atormentada por las almas de aquellos a los que no pudo salvar. Desde muy pequeña, todo aquél folclore místico se le había impregnado en su mente y la llenaba de ponzoña irracional no compatible con su profesión.
La pobre Marie, cargada con su maletín y debido al miedo, había acelerado tanto el paso que se encontraba exhausta estando aún tan solo a medio camino de su hogar. Tuvo que pararse en uno de los faroles para sacar su pañuelo y poder secarse el sudor de la frente. Fue entonces cuando alguien o algo le susurró algo en la oreja.
Ella no había visto a nadie a su al rededor, de hecho estaba segura de estar sola en aquel farol. Pero tras oír esas algodonosas y viriles palabras se sobresaltó. Luego se ruborizó y finalmente cayó rendida al embrujo.

A la mañana siguiente, Marie amaneció en su cama. Se encontraba débil, pálida y casi sin fuerzas. No recordaba como había llegado a su casa pero intentando esforzarse, le vinieron destellos de lo que le sucedió y volvió a ruborizarse. Esta vez, sintiendo unos calores incontrolables. Le faltaban dos litros y medio de sangre en el cuerpo, pero nadie podía borrarle la sonrisa que ahora se le dibujaba en la cara.
-Merci Monsieur Aceituna– Suspiró jadeante.

10537166_802571549777325_7040083845213415918_n

Escribir como terapia

take_me_to_the_end_of_the_world_by_inviv0-d6evshp

Escribir como terapia.
Plasmar en silenciosas palabras,
Todo aquello que se nos amontona.
Ordenar el desorden
Eligiendo para cada dolencia,
Su palabra adecuada.

Dulce panacea la del escritor,
Que en segundos
Suelta lastre y se desviste,
Para transformar lo que le aflige
En parrafadas de ponzoña.

Darle forma a lo intangible,
Para retorcerlo y apalaearlo,
Cual viejo saco de lucha.
Desquitarse con puñetazos incorpóreos,
En gustosas orgías verborreicas.

Tinta que sustituye a la sangre,
Y pigmentos cargados de bilis,
Que surgen desde las entrañas,
Para extasiarnos mientras escribimos,
Haciéndonos olvidar por unos segundos,
La realidad que nos rodea.

“In the spoils of your mercy
In the reverence of your bed
In the cradle of the morning
What was it that you said?”

Trasmutar

st__giles___angel_by_tamaskatai-d4wwakr
Yo, en mi plena consciencia
Te libero.
De tus expectativas,
De tus sentencias,
De tus certezas.
Te libero y te las devuelvo.
Gracias por todas y cada una de ellas.
Tus anclajes, tus cadenas,
Tus etiquetas y tus miedos.
Gracias, pero ya no los acepto.

Ya llegó mi momento.
Reclamo mi energía.
Reclamo mi tiempo.
Reclamo mi ser.

Corazón  con Corazón,
Me expando en cada latir.
Corazón con Corazón,
Me dejo fluir.

miedo

 

Filosofía en los vestuarios

-Que fuerte tío.

-Pues ya ves, tío.

-Es que no veas, tío. Un día pam y otro zas.

-Que locura tío.
-Así es la vida, tío.

08

Anteriores Entradas antiguas

joerghassmann

Writings on dance and Contact Improvisation

Los libros de Jade

Blog de literatura

Los microcuentos de Dark Sibarel

Lo único constante es el cambio... estos cuentuitos, microcuentos, cuentos cortos y micro sagas, son un destilado de mi mente preparándose para lo que habrá de venir...

Bold Commentary

"Writing With No Fear"

Pablo Aracil

Marketing Online y SEO

EL ALMA EN BRUTO

Sinopsis atolondrada de una mujer simple

El rincón de floricienta

La vida no es más que estúpidos momentos de compleja irrealidad.

One Lucky Bastard

Luciano Ramos

CNNEspañol.com

Ultimas Noticias de Estados Unidos, Latinoamérica y el Mundo, Opinión y Videos

Remigio Sol

¡Viva la Música!

Donovan Rocester

Una dimensión de relatos, pensamientos y poesía...

Walking Walking World

"es tan triste pensar que un día,quizás aun mañana, los árboles de la calle allí donde hoy los ves, allí permanecerán y crecerán, mientras nosotros nos pudrimos"

PROVERBIA

"Crítica Social, Lírica y Narrativa"

Tonooi & Kihara

Divagaciones y fragmentos

Shivaay Delights

Sharing my passion for cooking and baking ♡

La letra pequeña crece

Cosas que se me pasan por la cabeza y que me atrevo a escribir...

Non Perfect. El blog imperfecto.

El título, lo dice todo...Bienvenidos.